Glacier Peak desde Liberty Cap, Northern Cascades
Viajar a Pie
Presentación
Filosofía
Ética
Historia
Técnica y Material
Ultraligero
Hazo tú mismo
Rutas
Proyectos
Artículos
Miscelanea
Referencias y enlaces
Contacto
ENGLISH

 

El Oeste

La Sierra Nevada

El Cañón del Colorado

Yellowstone

Cuando aún estábamos aprendiendo a no sucumbir a las ganas de abarcarlo todo, tres destinos en un mes aún parecía poco. Aunque sea en América. Es difícil decir si era lo correcto o no; seguramente, en aquel momento, lo era, aunque ahora no volveríamos a hacer un viaje así pero todo forma parte de una evolución gradual.

Nuestro planteamiento de "un mes, un área geográfica" está por entonces todavía en proceso de formación y aún sucumbimos, en cierto modo, a la inmensidad de Norteamérica. Nuestra idea inicial, necesariamente vaga y amplia, es visitar varios de los parques nacionales del oeste de EEUU. Las ideas del "viaje a pie" y del "caminar sin dejar nada atrás", estas sí, ya han arraigado profundamente en nosotros e intentamos combinar esto con el deseo de abarcar cuanto más sea posible y las grandes distancias que esto implicaría, así como con el problema añadido de la escasez de transporte público.

Acudimos a los grandes nombres, asumiendo que por algo serán grandes, con lo que reducimos nuestra búsqueda a tres clásicos: Yosemite, Yellowstone y el Gran Cañón del Colorado.

Yosemite está lo que, en términos americanos, podemos llamar "cerca" de grandes núcleos de población. Durante la planificación previa, encontramos allí esa idea que nos hace sentir que eso era justo lo que buscábamos: el John Muir Trail, una larga ruta que durante unos 350 kilómetros recorre la espina dorsal de las montañas californianas y uno de cuyos extremos se encuentra en Yosemite.

Si bien es cierto que plantear un viaje en EEUU sin disponer de coche propio es un tanto complicado, no es imposible. Para nosotros es especialmente importante minimizar el coste temporal de los desplazamientos, porque el tiempo es nuestro bien más preciado y no queremos gastarlo en actividades accesorias sino en aquello que más nos importa. Es por ello que barajamos la opción del avión para todos los desplazamientos necesarios, a pesar de ser siempre la más cara, pero tampoco nos sirve de solución ya que tanto el Gran Cañón como Yellowstone están lejos de cualquier aeropuerto importante.

La planificación se complica, como es habitual, por el hecho de haber elegido lugares populares. Los tres parques requieren de la obtención de un permiso para rutas de más de un día y, salvo Yosemite, imponen fuertes restricciones sobre los lugares donde se puede pasar la noche. Comprendemos estas medidas y las aceptamos de buen ánimo sabiendo que redundan en beneficio de las zonas que se quieren proteger y de nosotros mismos como usuarios de las mismas, pero esto nos obliga a realizar un gran esfuerzo de planificación con mucha antelación. Por momentos, tentados estamos de simplificar dicha planificación y, de paso, un buen número de kilómetros que recorrer eliminando Yellowstone de la lista y prolongando nuestra estancia en el John Muir Trail, opción también muy atractiva. Al final, sin embargo, pudo más nuestra intención de abarcar más y concluímos la planificación con una ruta y fechas fijadas en nuestros dos primeros destinos, Yosemite y el Gran Cañón, y sólo una idea sobre lo que queremos hacer en Yellowstone. Intentaremos conseguir el permiso al llegar, con el consiguiente riesgo de no poder obtenerlo para la ruta y fechas que deseemos, pero consideramos que es un riesgo asumible mientras que no nos parecía tan asumible tomar decisiones al respecto con tantísima antelación.

El Oeste Americano es un término casi más humano que geográfico que alude al proceso de colonización que todos conocemos y considera como unidad todo lo que está allí, al oeste. Como es obvio, hablamos de regiones muy diversas e increíblemente diferentes unas de otras. Allí comprendimos el valor de ser autónomo y el acercamiento a la naturaleza que ello supone y, desde entonces, ya nada fue igual. "Descubrimos", entre otras cosas, que en California hay muchos nombres en Español; entre ellos, la Sierra Nevada. Que el Cañón del Colorado no está en medio del desierto y que las Rocosas no son una simple gran cadena montañosa. Y, sobre todo, vimos una cara de Norteamérica muy diferente a la de los grandes tópicos.


La Sierra Nevada

El Cañón del Colorado

Yellowstone